Corazón limpio, espíritu recto (Zuny Engler de Domosbián)

Corazón limpio, espíritu recto

Zuny Engler de Domosbián

Crea en m, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mi” Salmos 51:10

 

En la NVI dice y renueva la firmeza de mi espíritu. Habla de “crear algo nuevo que no puede emerger de lo que ahora es”; es decir lo crea, lo forma una vez, pero añade: renueva la firmeza de mi espíritu. Es lo que tenemos que cuidar cada día, es por lo que tenemos que velar; es la razón por la que nuestra vida en Dios se puede opacar o desviar sutilmente.

 

Por un lado, la renovación de nuestro espíritu (2º Corintios 4:16), que hará que andemos en rectitud agradando al Señor; y por el otro, la renovación de nuestra mente (Romanos 12:2).

 

Sin embargo, nuestra mente, no podrá ser renovada si no es renovado nuestro espíritu.

 

Nuestro espíritu y nuestros pensamientos no van disociados, por eso nuestro hablar nos delata (Mt 26.73), hablamos lo que pensamos; y los pensamientos nacen de nuestro corazón (es decir de nuestro espíritu). El pensamiento precede a la acción, y como resultado, obramos según pensamos, y pensamos según vivimos en nuestro espíritu.

 

Esto nos lleva a reflexionar sobre la necesidad imperiosa que tenemos de ir cada día a los pies del Maestro, de aferrarnos a Él, de que por medio de su Espíritu Santo sean derribados todos los argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, llevando cautivo todo pensamiento a Cristo (2º Corintios 10:5).

 

Cuando estamos a sus pies y sólo a sus pies, podemos dejar de lado nuestros pensamientos y comenzar a pensar como Dios piensa (Isaías 55:8).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Current day month ye@r *