Discipulado. 09- Andando en el espíritu (Daniel García)

 

Discipulado. 09- Andando en el espíritu

Daniel García

DISCIPULADO. LECCIÓN Nº 9

ANDANDO EN EL ESPÍRITU

III.- La decisión que debe seguir al quebranto:

1.- Al quebranto debe seguir una decisión. ¿Por qué
necesito el quebranto? Porque no decidiría por el Señor a menos que él me tocara
como lo hace cada vez que me quebranta. El cambia nuestros gustos y nos “agrada”
hacer la voluntad de Dios (como el Señor: “Entonces dije: “He aquí, vengo;
en el rollo del libro está escrito de mí; el hacer tu voluntad, Dios mío,
me ha agradado, y tu Ley está en medio de mi corazón
”. Sal. 40:7-8)

2.- Si la decisión no sigue al quebranto, volvemos
a lo mismo.

3.- La decisión la tomamos cada  día
con sentimiento o sin él
. Es absolutamente válida.

4.- No podemos mantener nuestra decisión si no velamos
y oramos. Orar para que Dios mantenga nuestro corazón en humildad.
Velar, porque nos podemos distraer de lo más importante: glorificar a Dios.

5.- La decisión se basa en la palabra de Dios que dice:
“…sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él,
para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos
más al pecado..” (Rom.6:6)

6.- La decisión es nuestra. La renovación la opera
la cruz al destruir el cuerpo del pecado y tener la libertad de gobernar nuestra
vida. Dice Efe.4:22 “En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo
hombre, que está corrompido por los deseos engañosos, renovaos en el espíritu
de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre…”

7.– ¿Cómo sabremos que nuestra voluntad está rendida?.
No decidiremos cosa alguna por preferencias personales, gustos, lazos familiares,
amistades, sino bajo la estricta sentencia de 1º Cor. 10:31 “Si, pues, coméis
o bebéis o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios”. Esta puede
ser la prueba de fuego, no siendo dominados por nada sino por el Señor.  

IV.- La vida del Espíritu:

1.- Que Dios da vida a nuestro espíritu. Es el espíritu
que funciona bajo la vida y la dirección de Dios. Dios no cambia nuestra
alma ni la anula
, cambia la dirección de ella, als er guiada por nuestro
espíritu. Dios no piensa por nosotros, nosotros pensamos pero bajo el dominio
de nuestro espíritu. Nuestros pensamientos tendrán origen celestial. Se habrá
hecho realidad o daremos lugar a lo que dice la Escritura: “Pues bien, nosotros
tenemos la mente de Cristo
” (2ª Cor. 2:16).

2.- Es maravilloso vivir con esa mente, que es la de
Cristo. Ya no seremos “naturales” o “anímicos” o “carnales”, sino espirituales.
Así nuestra vida espiritual se va desarrollando y cobrando fuerzas y se llega
a ser normal vivir por el Espíritu.

3.- El no nos da detalles de cómo tenemos que pensar
o vivir (los fósforos de la hermana). Nos da libertad. Pablo en viajes
misioneros: entendemos su libertad para planificar en el temor del Señor. Cuando
Dios quería modificar, hablaba y ellos rectificaban de inmediato (ver Hech.
16:6-10)

4.- Nuestra experiencia al enviar los obreros, no por
razones personales de preferencias, gustos, sino: (1) por palabra específica
de Dios. (2)  Por la libertad que Dios nos da en tener consenso y abiertos a
los cambios que Dios marque.

5.- Es importante saber si lo que hemos hecho ha sido
de la carne o del espíritu, pero más importante es saberlo antes de ejecutar
un acto
. David sabia que sus decisiones eran espirituales en sus tratos
con Saúl, pero Saúl no lo sabía hasta que vio derrumbarse su vida. Cuando Pablo
está terminando su vida, no tiene dudas de que lo que ha hecho lo ha edificado
en el Espíritu (2ª Tim.  4:6-8) Algunos creen que hacer las cosas en el Espíritu
es no estar seguros nunca de que lo que hacemos lo hacemos para el Señor.

6.- Ya no será necesario esperar un avivamiento. Viviremos
en el fuego del Espíritu cualquiera sea nuestra situación. No será cuestión
de entusiasmo o depresión
,.de que tengamos más o menos “suerte”.

7.- En la vida del Espíritu no habrá vestigios de “ira,
enojo, malicia,  blasfemias, palabras deshonestas…” (Col.3:8), sino que se
mostrará por  los frutos: amor, gozo, paz…la vida que se menciona en 1ª Cor.
13 que “todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta..”,
la conducta de las bienaventuranzas: “…Amad a vuestros enemigos, bendecid
a los que os maldicen, haced bien a los que os odian y orar po los que os ultrajan
y os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos..

(Mat.5:44-48), etc.

TAREAS PARA LA PRÓXIMA CLASE

Nivel
2
: Punto (1º) Leer el libro “Verdad o Error” de Edit.Quilmes, temas que se han
distorcionado y procuramos verlos a la luz de la Palabra.  Como tarea, escribir
antes de la próxima clase  dando en forma resumida tu impresión personal sobre
este libro. El trabajo no debe exceder a una página. Punto (2º) Presentarse
al examen de la lección presente a realizarse antes de la próxima clase.

Nivel
3
: Puntos (1º) y (2º) igual a la anterior, excepto que el examen debe estar aprobado
con un “notable” (8-9 ó 10)

-0-

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Current day month ye@r *